Los 4 Saltos en la Comunicación

los 4 saltos de la comunicacion

Los 4 Saltos en la Comunicación

¿Por qué si todos sabemos hablar, es tan complejo comunicarnos bien?
Hay 4 pasos en el proceso de la comunicación que son como pequeñas trampas…

1.-Lo que piensas.

2.-Lo que dices.

¿Eres capaz de decir, de expresar, todo lo que piensas?
Si te analizas en cualquier situación comprometida, es muy probable que tu respuesta sea negativa. ¡Es más! Estoy seguro de que tu respuesta es negativa. Y es que el lenguaje es un invento del ser humano, por ello hay distintos idiomas. Y como invento que es… es limitado.

Al escuchar, siempre interpretamos.

Las palabras que expresamos en el español (según la RAE) empiezan en la “A” y acaban en “Zuzón”. Si atendemos al enriquecimiento del español gracias a nuestros hermanos y hermanas de la comunicad hispana, estas palabras se amplían pero… ¡También se acaban!
Y con las palabras tenemos que componer todo lo que queremos contar. El problema viene cuando entramos en el reino de las emociones.
Por favor, escríbeme un email y dime, ¿Qué es el amor?
Es probable que lo puedas hacer como lo han hecho miles de escritores en miles de libros, sin embargo, ¿es una tarea sencilla? El lenguaje es finito y por ello tenemos este primer salto de lo que pensamos a lo que somos capaces de expresar.

3.- La contaminación ambiental.

Si hay reverberación en la sala, si tengo un acento al hablar, si hay viento o ruidos de máquinas, si soy de otro país, etc. Todos estos factores hacen que lo que sale por mi boca se tergiverse hasta que llega al oído de mi oyente.

4.-Lo que interpreto.

Y es que de lo que oigo a lo que entiendo hay un nuevo salto. Una cosa es lo que hace vibrar mi tímpano (sonido) y otra lo que yo entiendo. Ya que entran en juego mis creencias limitantes fruto de mi educación, de mi cultura, de mi nivel socio-económico… siendo el resultado: que interpreto todo lo que oigo con lo cual pierdo información.

“La comunicación oral es intangible…

…Me dicen a menudo mis clientes”. Y tienen razón. “Es incontrolable y siempre va a ver errores en la comunicación”. Dicen otros. Y están equivocados.
A diario me encuentro entre mis clientes, problemas de comunicación fácilmente subsanables, absolutamente controlables, si se sabe cómo; pero, que de seguir cometiéndolos, se traducirán inexorablemente en costes económicos muy tangibles.

Evitemos los errores en la comunicación

Para dominar al enemigo, primero hay que conocerlo. Veamos los 4 grandes responsables de los errores en la comunicación. Encabezando la clasificación tenemos a los…

Globalizadores.

Hay palabras que tienen muchos significados… por ejemplo silla.
Supongamos que estamos en un hospital y tú y yo somos enfermeros, y te digo: “¡Ah!, y cuando vayas al primer piso coge una silla”- y me voy.
Y tú te quedas pensando… ¿Una silla?, ¿Exactamente qué silla?
-¿Una silla de oficina?
-¿Una silla oficina con patas?
-¿Una silla de oficina con ruedas?
-¿Una silla de mesa?
-¿Una silla de niño?
-¿Una silla de ruedas?

Ser específico en la comunicación es garantía de éxito.

Silla es un globalizador, proyecto es un globalizador, cliente es un globalizador, pedido es un globalizador…
¿Qué proyecto exactamente? (de los 25 que tenemos abiertos…) ¿De qué cliente me estás hablando? (de los 5 que intervienen en la operación…)
¿A qué pedido te refieres concretamente? (de los 342 pedidos que tenemos…)
El problema es que, en este ejemplo de la silla, yo me iría con la conciencia muy tranquila porque te he dicho muy claramente lo que tienes que hacer: “Coger la silla”. Sin embargo tú sólo tienes confusión. ¡Y esto es un problema!

Imágenes.

Gracias a la neurociencia sabemos que el cerebro humano sólo procesa en imágenes. Todo lo que ves, son imágenes.
Todo lo que oyes, abstracto o concreto, el cerebro lo transforma en imágenes.
Toda tu percepción se traduce en imágenes de tu cerebro.
Entonces la pregunta es: ¿Qué imagen estoy generando, con mis palabras, en el cerebro de la persona que me está escuchando?

El cerebro humano sólo procesa en imágenes.

Y más importante: ¿la imagen que estoy generando con mis palabras en su cerebro, es la imagen que yo quiero transmitir?
Siendo específicos y exactos en nuestra comunicación, nos ahorraremos muchos dolores de cabeza y cabreos por falta de entendimiento; y por supuesto nos ahorraremos el coste económico que en las empresas tienen los errores de comunicación.

Confabulación.

Nuestro cerebro recuerda sólo unos cuantos datos clave de un suceso así como una idea esencial de la historia. Recordamos sólo lo que nos emociona, lo que nos impacta. Después nuestro cerebro usa esos datos a modo de estructura sobre la que reconstruye toda la historia.
A ese proceso se le llama: Confabulación

Las personas solo recuerdan aquello que les impacta.

Por lo tanto lo que las personas recuerdan de nuestra charla, de nuestras directrices son partes dispersas que luego unen, como su creatividad les dicta, y obtienen lo que llaman “resumen de la historia”.
Expresar con emoción los puntos vitales de nuestro discurso, órdenes, directrices, consejos, etc. Nos ayudará mucho a la hora de conseguir el recuerdo de los demás.
Y el gran enemigo por excelencia de la comunicación es: Señoras y señores, les presento la palabra…

NO

“El cerebro humano no es capaz de procesar la palabra no”

He querido hacer este juego de palabras para explicar un error en la comunicación que siempre, sin excepción, que lo explico en mis formaciones avanzadas, levanta ampollas… La palabra “no” es obviada por el cerebro. Para él está carente de todo significado.

¿Por qué? Porque el cerebro SÓLO procesa en imágenes y una vez creada una imagen en el cerebro, por muchos “noes” que pongamos delante vamos a seguir teniendo esa imagen en nuestra cabeza.
Hagamos un experimento:
Por favor NO pienses en una carpa de circo.
NO pienses en una carpa de circo roja y blanca.
Hazme el favor de NO pensar que en la puerta de entrada de la carpa del circo NO hay un elefante rosa.
NO pienses que el elefante rosa es más grande que la entrada.
Ahora No imagines que el elefante es un dibujo animado.
¿Me sigues?
¿Podemos entender ahora por qué son resulta tan complejo comunicarnos?
“¡Es imposible hablar sin usar la palabra “NO”!”
¿Sí?, ¿es imposible?
Hasta que hemos entrado en la sección de la palabra “no”, en todo este artículo dicha palabra ha sido sustituida por creatividad y puedes buscarla, pero sólo encontrarás una forma afirmativa de expresión.
¡Gracias por tu tiempo!
Espero tener el honor de conocerte en breve y ver cómo renuevas tu energía y poder interior hasta alcanzar el éxito.
¡Nos vemos en la cumbre del Éxito!
Y hasta entonces: ¡Que la magia reine en tu corazón!