¿Por qué no siempre consigues lo que quieres?

Por que no siempre consigues lo que quieres

¿Por qué no siempre consigues lo que quieres?

Es año nuevo. ¡Nuevas metas!, ¡Nuevas ilusiones!, ¡Nuevos propósitos!

Debería ser estupendo, empoderante, impulsor, motivador. Entonces ¿por qué el 80% de las personas que se proponen nuevas metas con el inicio del año, las abandonan en febrero?

DECIDIR algo, significa que lo harás pase lo que pase. Si se va difuminando, si se va ``apagando tu impulso`` si, ``la vida te come``, es que realmente NO has decidido.

Desde hace ya 17 años decidí dedicar mi vida a ayudar a las empresas, y por ende a las personas, a evolucionar, a sacar lo mejor de sí mismos y conseguir lo máximo en su vida y en su proyectos, no solo con preguntas (coaching) sino aportándoles herramientas específicas para poder conseguirlo. (Mentor)

La vida es demasiado corta para poner excusas.
Define tus metas y vete a por ellas.

Si, pero ¿Cómo?

Aquí tienes 5 pasos fundamentales para, una vez que te pongas una meta, no la abandones y sobre todo, no te flageles si no la consigues, porque aunque te cueste creerlo, habrás logrado mucho más de lo que crees.

No importa cuantas veces te equivocas, o si lo consigues o no. Si te mantienes progresando estás MUY por delante de los que ni lo intentan.

1.- PONTE UNA META QUE TU MENTE -NO- RECHACE

Nuestro mayor enemigo es nuestra propia mente. A la hora de establecer un objetivo, ponte uno que tu mente no rechace. Ahí, en ese momento, se produce una dicotomía, por una lado una parte de tu mente (tu EGO) te dirá «eres un blando, vaya una porquería de meta que te has puesto» y por otra parte (tu autoimagen) te dirá «si me pongo algo más grande no me lo creo». Y en esa lucha estamos todos los días. Es normal, es humano. Por ello tu meta ha de ser INTELIGENTE. Recuerda: «Ni tan grande que sea imposible de lograr en un año, aunque te dejes la vida en ello, ni tan pequeña que no te impulse a dar el paso»

Mucha gente SOBRESTIMA lo que puede hacer en un año y SUBESTIMA lo que puede hacer en 10 años. (Tony Robbins)

2.- EL PROCESO ES TAN IMPORTANTE COMO CONSEGUIRLO

Supongamos que te pones como meta logar 250.000€ de ingreso con un nuevo negocio que estás lanzando o con tu ocupación actual. Si al acabar el año, has conseguido 230.000€, una parte de ti se alegrará, pero ambos sabemos que otra parte de ti va decir «¡Uy! no lo he logrado», y eso hará que NO LO CELEBRES. Con lo cual llega el siguiente paso: La Frustración. Y todo es porque el enfoque es incorrecto. NO te enfoques en la cifra.

Enfócate en el por qué quieres ese objetivo y en cuánto vas a crecer como persona en el camino a conseguirlo

3.- SI NO LO CONSIGUES, NO PASA NADA

Mantente en el camino. Lo que realmente importa es que CADA DÍA hagas algo que te acerque a tu objetivo, que aprendas, que evoluciones, QUE CREZCAS COMO PERSONA en el camino de lograr tu meta. ESO ES UN ÉXITO QUE SI MERECE LA PENA.

Es la sensación de progreso, de avance, de crecimiento es lo que realmente llena nuestra alma.

4.- TU ENFOQUE ES LA CLAVE

Céntrate en aquello que quieres, no en lo que no quieres. Tu mente es muy poderosa y si le dices «No quiero tener esta barriga» la imagen con la que trabaja tu mente es MUY DIFRENTE de la que tiene si te dices a ti mismo: «Quiero verme estilizado, enérgico y vital»

En el momento de establecer tus metas LA FISIOLOGÍA es la clave. La posición de tu cuerpo. NUNCA te pongas una meta sentado en tu escritorio mirando hacia abajo. Ponte de pie. Se trata de ti, de TU VIDA. Le vas a meter un chorro de energía y un sinfín de horas a tu meta, así que deja la auto vergüenza (al fin y al cabo estás tu solo o sola y no hay nadie mirando) y ponte de pie, inspira profundo, de tres palmadas bien fuerte, eleva tu esternón y mira hacia arriba. Imagínate cómo te sentirás cuando hayas alcanzado esa meta, responde a la pregunta de porqué la quieres conseguir y en quien te convertirás cuando lo hagas y ahora en voz alta repite 3 veces esa meta y tu compromiso para alcanzarla. Luego, y solo luego, te sientas y la escribes en un papel.

5.- EL JUEGO CONTINUA

En el mismo instante en el que consigas una meta tienes que hacer 2 cosas vitales:

  1. CELÉBRA POR TODO LO ALTO LA META CONSEGUIDA.
  2. PONTE UNA NUEVA META

Conozco muchas personas (demasiadas realmente) que una vez conseguido lo que tanto han anhelado caen en la DEPRESIÓN DEL ÉXITO, y se preguntan: «¿Esto es todo?, ¿Ya no hay más? he trabajado tan duro, lo he conseguido ¿y?»

Solo te sentirás pleno y realizado con un sentido diario de significado, con una constante del porqué haces lo que haces.

En el instante que consigues un meta, debes poner otra que te impulse a seguir hacia adelante, que te motive, que te aliente, pues de lo contrario sufrirás un parón en tu vida, una caída de energía, un desánimo que te puede tener paralizado mucho tiempo (y sabes de lo que hablo, ¿verdad?)

EL MAYO ÉXITO EN LA VIDA ES CONTRIBUIR AL ÉXITO DE LOS DEMÁS.

Iñigo Sáenz de Urturi.
TOP 100 SPEAKER

Iñigo Sáenz de Urturi
inigo@inigosaenzdeurturi.com


{"cart_token":"","hash":"","cart_data":""}